Una época de espejos

Cultura
Imagen de Lucia Troilo
Imagen de Lucia Troi

El reflejo de los medios somos nosotros.

Al finalizar la segunda temporada de la serie de televisión inglesa Black Mirror,  escrita por Charlie Brooker y compuesta  por tres capítulos, de los cuales, ninguno de estos  mantiene  una relación aparente entre  los personajes y las tramas cada uno difiere del que le sigue y solamente tienen un común denominador: el espectáculo generado por las redes sociales y la dependencia a los nuevos medios electrónicos. Donde los móviles, las tabletas, los iphones, ipods, ipads, ordenadores y las redes sociales de la comunicación moderna son el vinculo de socialización, herramientas para nuestra comodidad pero que algunas veces la adicción a estos provocan una nueva droga y una nueva maldición.

Los tres capítulos que componen la segunda temporada de Black Mirror son la parodia y la advertencia de cómo el uso de estos gadgets y aplicaciones,  pueden tener un alcance masivo e incluso poder controlar todas nuestras emociones.  Parafraseando a Lacan: “Lo real o lo que es percibido como tal es lo que se resiste absolutamente a la simbolización”.

Simbolización que ya no sólo es onírica, sino que con los medios pueden convertirse en realidades aunque estás sean virtuales. Con Black Mirror el ejemplo es el primer capítulo de la segunda temporada, “Be Right Back”, en donde superar el duelo de la muerte le lleva a la protagonista a aceptar la propuesta de una agencia a utilizar la ciencia para crear un clon idéntico al ser muerto y que para establecer su comportamiento utilizan los comentarios de Facebook, su manera de escribir por los correos electrónico, su lenguaje corporal es formado por las fotos publicadas en su muro y los gustos culturales y sociales que tiene por los “likes”. Una herramienta que le da vida a un ser perfecto, sólo que el libre albedrío y otras reacciones que las maquinas aún no logran comprender y que son parte de cada individuo carecen en la esencia del clon.

En los  seis capítulos de las dos temporadas:  las redes sociales son nuestros protagonistas, la ciencia ficción lo pregonaba en el pasado, pero ahora lo vivimos y no es una tragedia, ni la fatalidad de nuestro presente, el cambio cultural que los medios provocan nos atraparán sin saber cuándo ni cómo, se nos ira de las manos nuestras antiguas formas de socialización y de diversión, este es el reflejo que los medios  plasman frente a nosotros y así abriremos nuevas formas de ser.

 

One thought on “Una época de espejos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.