Teoría de la manifestación

Cultura

Meses atrás, y ahora, las manifestaciones fueron y son portada principal de la gran mayoría de revistas y periódicos; nota Imagen de David Allen Reevesprincipal de los telediarios. Los críticos sociales, teóricos de la economía y políticos abarcan con sus palabras las consignas contemporáneas y buscan una respuesta al por qué de los levantamientos sociales. Desde España a Grecia o de Egipto a México, todas las nuevas revoluciones que nacen día a día, no se explican por sí solas, se mira el pasado y se desea un futuro, pero no se observa el presente. Y   Don Delillo (EUA, 1936) en su libro de ficción Cosmópolis (2003) se adelanta a explicar el presente que vivimos y nos otorga la respuesta al presente que nos vemos y sus palabras son:

“- Cuanto más visionaria sea la idea, más gente dejará tirada por el camino. En eso consiste toda manifestación de protesta. Visiones de la tecnología y la riqueza. La fuerza del capital cibernético que mandará a la gente al arroyo, a que mueran entre sus propios vómitos. ¿Cuál es el defecto de la racionalidad humana?

—¿Cuál? —dijo él.

—Que finge no ver el horror y la muerte que aguardan en la culminación de los planes que idea. Esto es una manifestación contra el futuro. Lo que quieren es aplazar el futuro, normalizarlo, impedir que arrolle al presente.
Había coches en llamas en la calle, el sisear y escupir del metal, figuras desconcertadas a cámara lenta, envueltas en una marea de humo, vagando entre la masa compacta de vehículos y cuerpos, mientras otros no dejaban de correr por todas partes, y un policía abatido, postrado de hinojos, ante un establecimiento de comida rápida.
—El futuro es siempre una totalidad, una igualdad absoluta. Allí todos seremos altos, fuertes, felices —dijo ella—. Por eso fracasa el futuro. Siempre fracasa. Nunca podrá ser ese lugar cruelmente feliz en que aspiramos a convertirlo.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.