Gimen los perros por Harlan Ellison

Cultura

Reconocido por sus relatos cortos sobre ciencia ficción especulativa, guionista de cine y televisión; contemporáneo de Isaac Asimov, Ray Bradbury, J.G. Ballard, William Gibson, Philip K. Dick y otros grandes escritores; galardonado con los premios Hugo, Nebula y Edgar Allan Poe. Harlan Ellison (Cleveland, 1934) quien falleció el viernes 29 de junio en Los Ángeles (USA) dejó escritos más de 1,700 relatos, ensayos, novelas, guiones y artículos periodísticos.

Dos de sus relatos más famosos, Demon With a Glass Hand (El demonio con la mano de cristal) y Soldier (Soldado del mañana) los cuales aparecieron en la serie televisiva de los años sesenta, The Outer Limits (1963 – 1965, USA)  fueron los cimientos que dieron origen al guión de Terminator (1984, USA) creado por James Cameron. Como también el capítulo The City on the Edge of Forever de la saga televisiva Star Treck escrito en 1967 uno de los episodios más populares y controvertidos de esta famosa serie.

Icono de la ciencia ficción, retrato la violencia urbana, el placer del poder, las más extrañas psicopatías, la crueldad humana y la oscuridad que habita en el ser común; utilizo  la ciencia ficción y el terror como una herramienta de crítica como en el cuento, Arrepientete Arlequín dijo el señor Tic Tac (1965) un relato anarquista sobre el control, la automatización y la represión de los gobiernos hacía el pueblo.

Dentro del mundo impersonal y malevolo, la serie de relatos Deathbird stories (1975) juega con la mente de quien lo lee. Diecinueve historias con un mito en común: Dios, pero ¿qué Dios?, el dios de lo moderno, de la velocidad, del ruido, de la violencia. Cada cuento te recluye y te lleva a una nueva religión, a una nueva especie de fanatismo. Entre estas historias, El gemido de los perros apaleados es un relato cruel, brutal y despiadado sobre una chica de campo que intenta abrirse paso en la ciudad de Nueva York (el Dios Ciudad) y quien para lograrlo tiene que pagar constantemente un tributo y ser parte de un ritual que le costará la vida.   

El gemido de los perros apaleados nació por la noticia de la muerte de  Catherine Susan Genovese, quien fue atacada y asesinada en presencia de 38 testigos. Esto dio origen al fenómeno espectador o Síndrome Genovese.

Harlan Ellison fue un duro crítico social que dejó en todos sus cuentos una moraleja deprimente y nada conciliadora sobre la humanidad. Diseminó a la sociedad en todos sus ámbitos, destruyó la calma y la buena fe por una verdadera, triste y reluciente realidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.