Kill all others.

Cultura, Televisión

Es en el septimo capítulo de la serie Electric Dreams
en el que aparece un cartel con la frase Kill All Others (mata a los otros) y quiénes son los otros, se pregunta Philbert (Mel Rodriguez) protagonista del episodio más polémico de toda la serie y que marca una gran diferencia entre los primeros capítulos y los últimos cuatro de la primer temporada.

Electric Dreams, es la nueva serie de Channel 4, siendo la sucesora de Black Mirror cuyos derechos fueron comprados por Netflix.

Electric Dreams es la adaptación de los cuentos cortos de Philip K. Dick, uno de los autores de ciencia ficción con más adaptaciones en el cine y la televisión (Blade Runner, Minority Report o El Show de Truman), el escritor norteamericano murió sufriendo constantes paranoias y delirios y es tan así que en los últimos cuatro capítulos las adaptaciones de sus cuentos se respetaron más, siendo más fieles a su pensamiento y a lo que plasmo en sus cuentos.

Cada capítulo de esta serie será y es  parte de la realidad que vivimos y que viviremos, ya sea por la tecnología, por la economía, por la influencia del internet, nuevas ideologías, la neurosis mediática y en especial por la paranoia generada por el otro; como el invisible racismo que crean las sociedades y del oscuro y próximo presente que vivimos ahora.

Todo esto se refleja en Kill them all, capítulo séptimo del serial. En donde un hombre termina colgado de un anuncio publicitario por la influencia política de un candidato a la presidencia de un ficticio país formado por los Estados Unidos de América, Canada y México. Kill them all es una  propuesta hecha  para que un país crezca en todos los niveles. Eliminándose mutuamente, sin conocer las diferencias ni el por qué y solo unos cuantos miran la verdad escondida que hay tras esta campaña política.

El noveno capítulo, Safe and Sound, es una brillante obra sobre la influencia que tiene una sociedad por el miedo al terrorismo y el aparente control de vigilancia que los gobiernos llevan por el bien común y en donde se manipula a un adolescente a que cometa un acto terrorista en su escuela y así una empresa de seguridad pueda interferir imponiendo sus recursos.

 

 

Deja un comentario